Pastel de patata y tofu

¡Ólvidate del jamón y queso! Este pastel de patata con tofu y nata vegetal está para chuparse los dedos.

Literalmente, además, porque cada vez lo tocaba para colocarlo en las fotos me chupaba los dedos con un ansia viva…

Además, para añadirle jugosidad y verde, añadí calabacín. ¡Y qué buena idea!

INGREDIENTES

Para el pastel:

  • 5 patatas pequeñas
  • 1/2 calabacín
  • «Jamón» de tofu o tempeh
  • 250ml de nata vegetal
  • 3 cditas de maizena
  • Sal, pimienta, nuez moscada
  • Parmesano de almendra u otro queso vegetal
  • Perejil (opcional)

Para el «jamón»:

  • 1 bloque de tofu firme o tempeh
  • 100ml de salsa de soja
  • 1 cdita de azúcar integral o sirope
  • 1 chorrito de humo líquido (opcional)
  • 1/2 cdita de ajo en polvo
  • 1/2 cdita de caldito de verduras en polvo
  • 1/2 cdita de pimentón (usa ahumado si no tienes humo líquido)
  • Una pizca de pimienta

INSTRUCCIONES

Para el jamón:

  1. Calienta el horno a 200ºC.
  2. Escurre el tofu todo lo que puedas y córtalo en láminas finas, de 2-3 mm. Sin que se rompan, colócalas en una bandeja con papel de horno o una lámina de silicona para que no se peguen.
  3. Mezcla la salsa de soja y especias y con un pincel, pincela ligeramente las lonchas de tofu.
  4. Mete el tofu en el horno durante 5-10 minutos o hasta que veas que se empieza a secar y los bordes están ligeramente dorados. Sácalo, dale la vuelta y pincela un poco más de la mezcla. Repite el proceso un par de veces hasta que no te quede más líquido y el tofu esté dorado e incluso crujiente en algunos lados.

Para el pastel:

  1. Engrasa y pon papel de hornear en un molde de pan/budín.
  2. Corta las patatas en láminas muy finas con un cuchillo o una mandolina. Intenta que sean todas las láminas iguales. Haz lo mismo con el calabacín.
  3. En un contenedor, por la maizena y un chorrito de nata y mezcla hasta que se disuelva bien. Añade un poco de nuez moscada, sal y pimienta.
  4. Coloca las láminas de patata en la base y los lados del molde. Luego, una capa de láminas de calabacín. Otra de patatas, una de «jamón»… Y un poco de la nata. Continúa haciendo capas, y termina con una capa de patata. Echa el parme-sano que ya tenías preparado por encima, el resto de la nata y un chorrito de aceite de oliva. Además, si te sobra un poquito de jamón, puedes ponerlo en trocitos por encima, ¡que cuando lo gratines quedarán crujientes!
  5. Cúbrelo con papel albal con el lado opaco hacia afuera. Mételo en el horno (que ya habías precalentado para el tofu) durante 30 minutos cubierto. Luego quita el papel y deja que se cocine otros 20-30 minutos. Puedes gratinarlo al final unos minutos.

¡Y listo! Déjalo enfriar antes de desmoldarlo, así no pierde la forma. A menos que te de completamente igual y quieras devorarlo con una cuchara, en cuyo caso, ¡adelante!