Pavo de seitán

Fácil y rápida, esta receta es genial para sandwiches, con gravy y verduras al horno…

Me encanta porque es más suave que el seitán gomoso de siempre y el sabor es más suave también. ¡Qué hambre me está entrando!

Me gusta utilizar leche de soja en lugar de agua porque lo hace más suave y menos elástico/gomoso.

INGREDIENTES

  • 1 taza de harina de gluten
  • 1/4 de taza de harina de garbanzo
  • 1-2 cucharaditas de caldo de verduras en polvo (o 1-2 cubitos)
  • 1 cda de salsa de soja
  • 1/2 cdita de ajo en polvo
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 taza de agua caliente o leche de soja

INSTRUCCIONES

  1. En un bowl mezcla bien la harina de garbanzo y el gluten.
  2. En otro contenedor, mezcla el caldito de verduras con el agua caliente o leche de soja, el ajo, la pimienta y la salsa de soja.
  3. Añade el líquido a la harina y amasa con tu mano hasta tener una bola suave de seitán.
  4. Envuelve la bola en plástico film como si fuera un chorizo, muy firme y sin aire dentro, atando ambos lados. Envuélvela dos veces para que no se rompa.
  5. Pon el seitán envuelto firmemente en una olla grande llena de agua hirviendo. Tiene que ser suficientemente profunda para que el seitán no toque el fondo y esté cubierto de agua (o si flota, que puedas moverlo a menudo para que se cocine bien).
  6. Déjalo cocer a fuego medio durante unos 50 minutos para asegurarte de que está bien cocido por dentro. Cuando esté listo verás que es más grande y muy firme.
  7. Sácalo del agua. Si quieres comerlo caliente, déjalo al menos cinco minutos antes de desenvolverlo para no quemarte. Si lo quieres como embutido, mételo en la nevera al menos unas 2-3 horas. ¡Ñam!

Yo me lo comí en este sandwich con pan de arándanos rojos y naranja, rúcula, mostaza de dijon, menta fresca y salsa de menta… Uf.

¡Está buenísimo! Espero que os guste tanto como a mí.