Mis trucos «low waste»

¡Hoy quiero compartir algunos de mis trucos para reducir la basura que genero!

No voy a hablar de zero waste porque en este punto de mi vida, y me imagino que para muches de vosotres será igual, no me puedo permitir (ni de lejos) reducir por completo mi basura y el plástico de usar y tirar que utilizo. Pero sí que ejerzo un consumo un poco más responsable.

He de recordaros que nosotres no somos les mayores responsables de lo que está pasando en el planeta, pero aparte de luchar para que las grandes empresas sean más responsables con el medio ambiente, podemos poner un poquito de nuestra parte.

¡Empecemos por lo fácil!

  1. Cambia todos los jabones de manos por jabones en pastilla cuando se termine tu jabón líquido. Fácil, barato e igual de eficaz.
  2. De igual manera, abandona el gel de ducha. Utiliza una barra de jabón, ¡hay montones de tipos y fragancias!
  3. Si puedes permitírtelo y lo tienes a mano, haz lo mismo con el champú: existen champús en barra que son maravillosos. Yo uso los de Lush.
    Por ahora bien, ¿no? Sigamos pues.
  4. Siempre que puedas, compra frutas y verduras sueltas. Existen bolsitas reutilizables de tela si las necesitas.
  5. Sin duda alguna, dales una oportunidad a las copas menstruales y las compresas de tela. Son cómodas y seguras y ahorran muchísima basura que generan los productos de higiene íntima desechables. ¡Incluso ahorras dinero!
  6. Si tienes alguna tienda que venga lufa, utilízala en lugar de tu esponja de baño y para fregar. Son maravillosas, no son caras y duran mucho más si las cuidas bien (hay que dejarlas secar bien entre usos).
  7. Utiliza tus propias bolsas de tela para hacer la compra. ¡Muy simple!
  8. Con este calorazo hay que mantenernos hidratades. Consigue una botella de vidrio o metal reutilizable. A la larga ahorras en botellitas de plástico y es más seguro que rellenar las de usar y tirar.
  9. Invierte en cepillos de dientes de bambú. Ya sé que no están disponibles para todo el mundo pero marcan una gran diferencia, al igual que utilizar pastillas dentales en lugar de pasta de dientes. ¡No he utilizado un cepillo de plástico en 5 años!
  10. ¿Usas pajitas a menudo? Puedes conseguirlas de bambú o metal, y son igual de prácticas. Muchos locales las ofrecen de papel hoy en día. ¡Toma!
    Venga, que se pone interesante…
  11. ¿Bebes mucho té? Asegúrate de que tus bolsitas de té no tengan plástico… ¿Si es que para qué lo necesitan?
  12. Oh, las cuchillas de afeitar… Hoy en día existen montones de cuchillas reutilizables. Yo he comprado una preciosa para mi pareja por su cumpleaños y, además de ser súper elegante y nada cara, las cuchillas duran más, cuestan poco ¡y son compostables! Qué locura.
  13. Cuida tus electodomésticos. Esta es una un poco rara, pero es importante alargar la vida de las lavadoras, neveras, lavavajillas, secadoras, lo máximo posible.
    Existen pastillas (algunas biodegradables) que limpian las lavadoras y lavavajillas por dentro. Las neveras necesitan que las apaguemos y limpiemos bien de vez en cuando, quitando el hielo tanto en el congelador como en la nevera.
  14. Elige siempre algodón por encima de otras telas sintéticas. Esta tiene un doble rasero… Los cultivos de algodón hoy en día son muy dañinos para el medio ambiente y los granjeros. Idealmente deberíamos comprar ropa de segunda mano o algodón orgánico y de comercio justo. No seamos víctimas de la moda rápida.
    Ahora algunas sobre nuestros (malos o buenos) hábitos:
  15. Pide menos comida a domicilio. Puedes recogerla, comer allí o simplemente cocinar en casa (la mejor opción). Tambíen evita la comida precocinada, por supuesto.
  16. Apoya los comercios locales, compra en tiendas a granel, productos que se hayan cultivado o manufacturado en tu zona/país. Tu comunidad lo agradecerá, y no siempre es más caro (a veces al revés).
  17. Si tienes una tienda zero waste, apóyala aunque sea con pequeños detalles. Si puedes comprar tus productos de limpieza rellenables, ¡a por ello!
    Y por último, una un poco tonta pero es una idea genial:
  18. Para envolver regalos o paquetes, utiliza cuerdas, cintas, telas como pañuelos, papel reciclado, etc. ¡Se ve más casero y que has puesto más esfuerzo! Yo siempre guardo las cintas bonitas que encuentro o me dan con productos que he comprado, jeje.

Lo sé, no son un montón de ideas, pero a lo mejor os inspiran a hacer más cosas que no se os habían ocurrido siquiera, y la próxima vez que os veáis en esa situación podréis pensarlo dos veces.

Estas son algunas fotitos que saqué en mi tienda zero waste favorita. Tenemos ya varias tiendas así en Brighton and Hove, pero esta tiene un lugar especial en mi corazoncito. Siempre que pueden bajan los precios, son súper tiernos y simplemente me encanta apoyar a mi comunidad. Ahí compro mis cepillos de dientes, relleno mis bolsas/tarros con especias, arroz, legumbres, frutos secos… También compro jabones, relleno mis productos de limpieza, compro papel higiénico que no está envuelto en plástico, etc. ¡Y todo en una tienda del tamaño de mi habitación! Flipante.

Esta es la cuchilla que le compré a mi pareja, ¿no es adorable? Viene con una cajita de 5 cuchillas compostables, que duran un montón (y están muy afiladas) y una barra de «jabón para afeitar», así nos quitamos de tonterías como geles o espumas.

Espero que os haya gustado el post. ¡Hasta pronto!