Salsa verde

Una buena manera de añadir verduras a nuestras comidas, sin mucho esfuerzo. 

Si eres de esas personas a las que sólo le gustan los verdes si están triturados… Lo siento.
Aún así, pensamos en ti. Esta salsa va por ti. Y para peques tiquismiquis también, que no quieran comerse sus espinacas.

Con cualquier tipo de pasta queda genial, nosotros la preparamos con unos gnocchi de remolacha. ¡Menudo contraste!

La nata puede ser comprada o casera. A veces, con la Ninja (nuestra batidora parecida a la Bullet) hago una nata de anacardos sencillita. Un buen puñado de anacardos crudos y lo relleno con agua hasta que marca 250ml (lo que suele venir de nata en un brick) y lo bato 1 minuto hasta que está completamente mezclada y bien densa. No he probado aún con otros frutos secos, eso sí.

INGREDIENTES

  • 250ml de nata vegetal (de arroz, soja, avena, almendra…)
  • 1 puñadito de floretes de brócoli
  • 1/2 calabacín
  • 2 puñados de espinaca
  • Levadura nutricional (opcional)
  • Sal, pimienta y aceite de oliva

INSTRUCCIONES

  1. Corta el calabacín y el brócoli pequeño y saltéalos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva hasta que estén bien blanditos. Opcionalmente, puedes cocerlos al vapor (hervidos no, absorben demasiada agua).
  2. En el vaso de la batidora, añade las espinacas, calabacín, brócoli y la nata y bate todo hasta que sea lo más homogéneo posible.
  3. En la misma sartén puedes calentar la salsa antes de servirla con la pasta que hayas cocido. ¡Ñam!

¡Disfruta! Por supuesto puedes añadir albahaca u otras hierbas/especias que te gusten. Incluso otras verduras como puerro o kale.

Fotografía hecha por Jose Guerra