Sopa de lasagna

¿Qué de qué? Sí sí, sopa… de lasagna. Una lasagna deconstruída. Lasagna para personas vagas.

Esta receta además incluye cómo hacer bechamel en el microondas, sólo con un bowl y una cuchara. Uno de mis mejores descubrimientos recientes, algo que voy a hacer a menudo.

La idea surgió cuando vi que siempre me sobraban láminas de lasagna pero nunca suficientes como para hacer una entera. Además, me encantan las sopas con pasta, y esto me pareció brillante. Fácil, rápida, saciante, barata… La puedes hacer con lo que tengas en casa, y punto.

Casi todas las verduras son opcionales y totalmente a vuestro gusto. Simplemente es un ejemplo de lo que pondría yo en una lasagna. Podéis ver aquí nuestras recetas de lasagna de bolognesa y la lasagna de lentejas.

INGREDIENTES

Para la sopa:

  • 1/2 taza de soja texturizada fina (opcional)*
  • 1/4 de taza de salsa de soja/tamari (opcional)
  • 3/4 de taza de agua hirviendo
  • 1 cdita de pimentón o sazonador de pollo
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 1 pimiento
  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 1 rama de apio
  • 1 cebolla pequeña
  • Espinacas
  • Champiñones
  • 2 latas de 400g de tomate troceado o batido
  • 100-200 g de pasta (pueden ser láminas de lasagna cortadas en trocitos, puede ser sin gluten)

*Puedes usar seitán picado, tofu en daditos o champiñones picados. Lo que prefieras para darle algo más de textura.

Para la bechamel:

  • 3 cdas soperas de margarina
  • 2 cdas soperas de harina blanca
  • 1.5-2 tazas de leche vegetal sin endulzantes
  • Sal, nuez moscada, pimienta negra, levadura nutricional…

INSTRUCCIONES

La sopa es extremadamente sencilla.

  1. En un bowl, hidrata la soja texturizada con la salsa de soja, agua hirviendo y el pimentón y/o sazonador.
  2. Calienta una olla con el aceite y añade las verduras (menos la espinaca) picadas. Sofríe todo hasta que esté blandito.
  3. Añade el tomate, la soja texturizada y 2 tazas de agua y deja que llegue a ebullición.
  4. Una vez hirviendo, añade la pasta que hayas elegido y deja que se cocine durante los minutos indicados en el paquete o hasta que esté lista.
  5. Antes de servir, ¡añade sal y pimienta u otras hierbas y especias a tu gusto!

Mientras tanto, prepara la bechamel en una olla normal según esta receta o así:

  1. Pon la margarina en un bowl y derrítela en el microondas hasta que esté bien caliente.
  2. Añade la harina y mezcla bien hasta formar una pasta homogénea. Debería quedar ligeramente densa pero no como una masa.
  3. Métela 20 segundos para calentarla de nuevo en el microondas y sácala.
  4. Empieza a añadir 1/2 taza de leche muy despacito sin parar de mezclar para que se incorpore bien. Métela otros 30 segundos en el microondas.
  5. Repite el proceso hasta que esté incorporada toda la leche. La última vez, métela un minuto entero quizá para que termine de hacerse más densa.
  6. Échale las especias a tu gusto y ¡listo!

Es mucho más sencillo de lo que parece, simplemente es ir añadiendo la leche mientras mezclas enérgicamente y calentarla una y otra vez. Se tardan 5 minutos en hacerla y queda muy rica. Intentaremos hacer un vídeo o unas fotos para ilustrar el proceso.

Antes de servir la sopa me gusta añadir la espinaca, que con el calor residual se cocina pero queda mucho más sabrosa y vibrante.
Me gusta servir el bowl de sopa y después añadir unas cucharadas de bechamel, sin mezclarlo. Puedes terminar la receta con parme-sano u otro queso vegetal comprado o casero. ¡Ñam!

Fotografía hecha por Jose Guerra