Magdalenas de cereza y almendra

Estos muffins rellenos de compota (o mermelada) de cereza te van a encantar.

Esponjosos, súper sabrosos con las almendras tostadas y la compota casi calamelizada por encima… No vas a poder resistirte mientras se enfrían porque toda tu cocina va a oler de maravilla.

¡Tenéis el vídeo de la receta al final del post!

Las almendras molidas/laminadas y las cerezas no son súper baratas, pero tampoco son una locura de precio. Eso sí, se necesitan crudas así que quizá haga falta conseguirlas en una tienda de frutos secos o en un supermercado que tenga una buena sección de frutos secos preparados de distintas formas.

La compota se puede hacer casera, comprarla o usar mermelada de cereza o, realmente, de cualquier fruta que te gusta (recomiendo de frambuesa porque es mi favorita).

Los pirotines de “tulipán” se pueden comprar online o en tiendas de pastelería, pero no temáis porque podéis hacerlas en pirotines pequeños de magdalena de toda la vida, simplemente salen 10-12 el lugar de 6 (lo cual es bastante mejor para medir porciones más sensatas).

INGREDIENTES para 6 grandes o 10-12 pequeños

  • 250g de harina blanca (preferiblemente de pastelería)
  • 30g de almendra cruda molida
  • 130g de azúcar (blanca o rubia)
  • 2 cditas de levadura en polvo
  • 250ml de leche de soja o avena
  • 200ml de aceite de girasol
  • 1 cdita de vainilla
  • 6 cdas de compota de cereza (aprox)
  • 1/2 taza de almendras crudas laminadas
  • Opcional: azúcar glace (impalpable) para decorar

INSTRUCCIONES

  1. Precalienta el horno a 180ºC y prepara la bandeja de magdalenas con los pirotines. La bandeja es necesaria porque sino salen deformes y/o se vierte la masa por todas partes.
  2. Mezcla la harina, almendra, levadura y azúcar en un bowl grande hasta que sea una mezcla homogénea. Puedes tamizarla si quieres para que no quede ningún grumito.
  3. Añade la leche, vainilla y aceite y vuelve a mezclar hasta que no quede nada de harina. Los grumitos son normales, no la mezcles excesivamente. Con que esté todo incorporado es suficiente.
  4. Reparte la masa entre todos los moldes. Reserva una parte si quieres cubrir la fruta para que estén rellenos pero no se vea. ¡A mí me gusta que se vea bien!
  5. Reparte la compota por cada muffin, que se hunda en el centro. Cubre los muffins con las almendras laminadas y, si quieres, un poco de azúcar (como las magdalenas tradicionales, para que queden más brillantes y caramelizadas).
  6. Mételas en el horno unos 25-30 minutos. Dale la vuelta a la bandeja a mitad de cocción si hace falta para que se hagan bien por todos lados sin que se quemen sólo por un lado (depende de tu horno).
  7. Sácalas del horno y déjalas enfriar en una rejilla durante 10 minutos antes de desmoldarlas y dejarlas enfriar por completo. O cómelas templaditas, como prefieras. Sírvelas con un poco de azúcar glace por encima, ¡es opcional!

Fotografía hecha por Jose Guerra