Brookies de chocolate y cacahuete

Crujientes por fuera, blandas y chocolatosas por dentro. El milagro de juntar brownies y cookies en un sólo dulce.

Ya sé que con el calorazo que hace en este hemisferio, pocas ganas hay de encender el horno. Mi truco es esperar a que baje el sol o despertarme muy temprano para hornear cosas. Pero guarda la calma, que os seguiré recordando esta receta por el resto de mi vida, porque es de lo mejorcito que vamos a subir a Cocinina jamás.

Admira la belleza. Siéntate un minuto, en silencio, y mira esta brookie. Esta brownilleta. Como sea que quieras bautizarla.

Por supuesto, como todas nuestras recetas, tiene un margen a cambios y variaciones que la hacen aún más emocionante. ¿No comes cacahuetes? Dale a la almendra, o el coco, o las nueces, ¡o extra chips de chocolate! Aunque me gusta más con algo crujientito que morder… Puedes hacerlas extra crujientes cubriéndolas en azúcar antes de hornearlas, porque de vez en cuando no hace daño.

Pero hay una cosa por la que me vais a odiar: la receta está en tazas. Lo sé, lo sé. De hecho, es la razón por la que he retrasado subir la receta… Quiero repetirla con gramos para hacerla más precisa. Pero me la habéis pedido tanto… Voy a intentar repetirla lo antes posible para poneros la versión 2.0 en gramos, que es mucho mejor.
Las tazas son medidas de tazas americanas (cups). Una taza equivale a 250ml. Puedes conseguirlas en tiendas de repostería, en internet o hasta en un Tiger, vaya.

INGREDIENTES

  • 1 y 1/2 tazas de harina (yo usé 1 blanca y 1/2 integral)
  • 1 cdita de levadura en polvo
  • 1/2 taza de cacao en polvo (sin azúcar)*
  • 1/2 taza de azúcar moreno
  • 1/4 de azúcar blanco
  • 150gr de pepitas o trozos de chocolate*
  • 1/2 taza de margarina
  • 1/2 taza de crema de cacahuete (o almendras u otro fruto seco)**
  • 1/2 taza de cacahuetes (u otro fruto seco, opcional)
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 cdita de vainilla (o acorde a las instrucciones de tu vainilla)
  • 3 cdas de semillas de chía o lino molido + 6 cdas de agua

*Intentad conseguir cacao de buena calidad, a ser posible de comercio justo. Cuanto mejor sea el cacao, más ricas serán las galletas. Se aplica a cualquier postre. La diferencia es abismal.
**Podéis probar a usar sólo margarina en lugar de mitad margarina, mitad crema de fruto seco. Si lo hacéis, decidme qué tal sale.
La crema puede contener sal, pero a ser posible que no lleve nada más que eso. Evitad cremas de cacahuete con aceite de palma y/o azúcar añadido, ¡son menos ricas y más dañinas para el planeta y tu salud!

INSTRUCCIONES

  1. Para empezar, calienta el horno a 180ºC. En un contenedor pequeño, mezcla el lino molido con el agua y déjalo “coagular” durante al menos 10 minutos.
  2. En un bowl, bate la margarina y la crema de cacahuete con el azúcar, la vainilla y la mezcla de lino.
  3. Aparte, mezcla la harina con la levadura, el cacao y la pizca de sal, todo tamizado.
    Ve añadiendo poco a poco la mezcla seca a la mezcla húmeda. ¡Usa tus manos si quieres! Es un poco engorroso, pero más divertido. Sino, una espátula debería valer, jajaja…
  4. Una vez lista la mezcla, añade las pepitas de chocolate y los frutos secos y amasa para introducirlos en la mezcla.
  5. Engrasa o cubre con papel de horno una bandeja grandota y forma unas 10 bolitas de tamaños regulares. Seguramente tengas que hornearlas en 2 tandas, porque tienes que dejar un espacio entre cada una. Aplástalas un poco, porque no se van a expandir demasiado… Que tengan 1-2cm de grosor, a tu gusto.
  6. Mételas 10-15 minutitos al horno y luego déjalas enfriar. Primero unos 15 minutos en la bandeja de horno y luego pásalas una rejilla hasta que estén a temperatura ambiente.

Disfrútalas con un vaso enorme de leche de almendras casera, o como más te apetezca. ¡Ñam ñam!

Receta original modificada de Vegan Food UK

Fotos hechas por Jose Guerra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *