Gyoza de verduras

Unas empanadillas pequeñas y delicadas, tradicionalmente japonesas. Suaves, ligeras y deliciosas, pero además muy fáciles.
Y es que me hace mucha ilusión compartir esta receta, que aunque no sea perfecta, quedó riquísima. Los gyoza que compramos congelados tienen aceite de palma (nooooo) pero cuando los hacemos nosotros no tienen, ¡y se pueden congelar tranquilamente! Un día haces un montón y ya tienes gyoza rapiditos el resto del mes.

Lo mejor es que bueno, no todo el mundo tiene la maña para hacer la forma tradicional de los gyoza, pero podéis hacerlos como empanadillas normales.

INGREDIENTES

  • 1 paquete de tapas de gyoza
  • 5 cebolletas finas
  • 1 pedacito de jengibre
  • 1 bloque de tofu firme
  • 2 cdas de aceite de sésamo
  • 2 dientes de ajo
  • 3 hojas de col
  • 2 cdas de salsa de soja
  • 1 cdita de sésamo (opcional)
  • Opcional: calabacín y zanahoria rallada o cortada muy pequeñita

 INSTRUCCIONES

Empieza por dejar desconjelar las tapas (si vienen congeladas). Déjalas toda la noche en la nevera y ya puedes usarlas al día siguiente tranquilamente.

Nos vinieron unas… ¿40? Somos un desastre y no los contamos. Pero con este relleno debería daros para hacerlos todos.
Deja el tofu drenando toda el agua posible y calienta una sartén con el aceite de sésamo.

Pica bien el jengibre, el ajo, la cebolleta… Todo lo más pequeño posible.

Rehoga todo junto a las semillas de sésamo a fuego medio.

Pica la col y las verduras que hayas elegido y añádelas a la sartén.

Pica el tofu o machácalo, como prefieras, pero que quede muy pequeño, insisto.

Añade la salsa de soja y sigue rehogando todo hasta que esté blandito. Prueba la mezcla por si necesita sal y/o pimienta.

Ahora viene la paciencia. Separa cuidadosamente cada tapa y ve rellenándolas y cerrándolas. Ten un contenedor con agua a mano para mojar cuidadosamente los bordes antes de cerrarlos. Hay un montón de tutoriales en youtube para ver cómo se hace.

Una vez listos, calienta una sartén (que tenga tapa) ligeramente engrasada. Coloca todos los gyoza que te quepan, ligeramente separados. Fríe la parte de abajo un rato hasta que estén dorados pero no quemados.

Añade media taza de agua y cierra la tapa. Déjalos cocerse durante 3 minutos.

Abre la tapa de nuevo y deja que se evapore el agua. Una vez evaporada, deja un minuto para que se doren por abajo un poco más y queden bien crujientes y despegados. Es todo mucho más fácil de lo que parece, de verdad.

Te recomendamos comerlos recién hechos porque cuando se enfrían empiezan a quedarse duros y pierden encanto rápidamente. Disfrútalos con salsa de soja o lo que más te guste.

¡Hasta pronto!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Gyoza

  Unas empanadillas pequeñas y delicadas, tradicionalmente japonesas. Suaves, ligeras y deliciosas, pero además muy fáciles.

Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 1 paquete de tapas de gyoza
  • 5 cebolletas pequeñas
  • 1 pedacito de jengibre
  • 1 bloque de tofu firme
  • 2 cda de sésamo
  • 2 diente de ajo
  • 3 hojas de col
  • 2 cdas de salsa de soja
  • 1 cdita de sésamo (opcional)
  • Zanahoria y/o calabacín rallado pequeño (opcional)
Instrucciones
  1. Descongela las tapas de gyoza toda la noche en la nevera. Drena el tofu para quitar el exceso de agua.

  2. Calienta una sartén con aceite y añade el jengibre, ajo y cebolleta picados muy pequeño (¡diminuto!) junto a las semillas de sésamo.

  3. Pica las verduras y el tofu y añádelos a la sartén. Echa la salsa de soja y deja que se haga todo hasta que esté blandito.

  4. Prueba la mezcla antes de usarla: añade sal y/o pimienta a tu gusto.

  5. Con paciencia y un contenedor de agua, ve separando y rellenando uno por uno cada gyoza. Usa el agua para cerrarlos, mojando ligeramente los bordes. Busca vídeos en Youtube para saber cómo hacerlo.

  6. Una vez listos, calienta una sartén ligeramente engrasada. Coloca todos los gyoza para freír la base, que quede bien dorada y sellada la forma. 

  7. Añade media taza de agua y tápalos. Déjalos cocerse tres minutos a fuego medio y saca la tapa. Si queda agua, deja que se evapore y una vez evaporada, espera un minuto o dos para que la base vuelva a quedar dorada y crujiente.

  8. ¡Listos! Sírvelos y cómelos lo antes posible. Quedan deliciosos con un poco de salsa de soja. ¡Ñam!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.