Gnocchi

Unas bolitas de patata que enamoran. Perfectas acompañadas de pesto, salsa de tomate, o aceite y sal.

Nos encantan los gnocchi. Somos los fans incondicionales número 1. De hecho, son nuestra “pasta” favorita junto a los spaghetti.

Para darles un poco de “alegría”, los hicimos tricolor. Partimos la masa en tres y añadimos un poco de espirulina a unos y un poco de cúrcuma a otros. Quedaron bastante ricos y le dio mucho sabor, pero sigo prefiriéndolos sin nada (seré una sosa).

Existen unas placas para hacerles el patrón a los gnocchi de manera “profesional”, pero con un tenedor y un poco de maña te pueden salir mil veces mejor que a mí. Yo no tengo la paciencia. De hecho, ni siquiera hace falta que se lo hagas: como bolitas quedan genial.

En cuanto a las patatas, resulta que hay patatas que son mejores para hacer gnocchi. Pero no tenemos ni idea de los nombres en castellano (ya sabéis que vivimos en un país angloparlante). Si encontráis estas de las fotos, con la piel rosácea, ¡a por ellas! Que son bastante recomendables.

¡Allá vamos!

INGREDIENTES

  • 600gr de patatas
  • 200gr de harina blanca
  • 1/2 cdita de sal

PROCEDIMIENTO

Cocina las patatas al vapor o, en su defecto, hirviéndolas.
Es más recomendable hacerlas al vapor porque absorben menos agua. Al cocerlas absorben demasiada, sobre todo sin la piel o si están cortadas, así que si no puedes hacerlas al vapor ni se te ocurra cocerlas así, sólo enteras y sin pelar. Pero si las haces al vapor puedes cortarlas por la mitad para que tarden menos, como hicimos nosotros.

Sabrás si están listas cuando puedas pincharlas por el centro fácilmente, pero no las dejes hasta que estén demasiado blandas o se empiecen a deshacer.

Déjalas templarse un poco y en cuanto puedas, aún calientes, pélalas.

Lo ideal sería que tuvieras uno de esos aparatos maravillosos llamados “potato ricer” que trituran la patata en hilos muy finos, pero como no es el caso (al menos para nosotros) da lo mismo. Quedan igual de ricos.
Simpleménte machaca la patata en una superficie limpia.

Añade la harina y empieza a incorporarla como si estuvieras cortando la masa y juntándola una y otra vez (me explico fatal). Espero que las fotos te ilustren.

Poco a poco se va a ir formando la masa, la idea es que vayas incorporando la harina pero también rompiendo los trocitos de patata que queden.

Seamos realistas: no exigimos mucho. No tiene que quedar una masa increíble, ni tienen que ser las patatas ideales, ni las rayas más paralelas y simétricas. Son bolitas de patata, por favor.

Cuando la harina esté bien incorporada, simplemente amasa hasta formar una bola. No amases demasiado, ni añadas harina.

Ahora es cuando entra en juego la harina, una vez más. La vas a necesitar a mano para enharinar la superficie y que no se peguen tus hermosos gnocchi. Y es que vas a dividir la masa en partes y vas a estirarlas en cilindros para cortar los gnocchi.

Intenta hacerlos todos del mismo tamaño. Algo realista que puedas comer, a ser posible, sin usar cuchillo y tenedor. Piensa que luego seguramente crezcan un poquito al cocerlos.

Hazles las rayas con el tenedor si quieres. Si te da pereza, pues no, que no hace falta.
Pon una olla grande a hervir.

Una vez rompa a hervir, empieza a añadir los gnocchi con cuidado en tandas. No demasiados, no quieres que se peguen ni se enfríe demasiado el agua, pero eso debes juzgarlo tú con el tamaño de tu olla.
Tardan unos 2-3 minutos en cocerse, y sabes que están listos cuando empiezan a flotar. Sácalos y cúbrelos con salsa o aceite de oliva. Sírvelos y ¡a disfrutar!

Por supuesto, toneladas de parme-sano por encima, que no podía faltar.

Espero que os encante la receta. ¡Hasta pronto!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Gnocchi
Preparación
40 min
Cocción
5 min
Total
45 min
 

Unas bolitas de patata que enamoran. Perfectas acompañadas de pesto, salsa de tomate, o aceite y sal. 

Porciones: 2 porciones grandes
Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 600 gr de patatas
  • 200 gr de harina
  • 1/2 cdita de sal
Instrucciones
  1. Cocina las patatas al vapor, con la piel. Si no puedes hacerlas al vapor, cuécelas en agua enteras, sin pelar.

  2. No dejes que se cocinen de más: en cuanto sea fácil atravesarlas con un palillo, sácalas. Si se quedan demasiado blandas se van a empezar a deshacer y van a absorber mucha agua.

  3. Déjalas templarse un poco y en cuanto puedas, pélalas. En una superficie limpia, machácalas un poco.

  4. Echa la harina encima y empieza a incorporarla com si estuvieras cortando las patatas, una y otra vez. Echa un ojo a las fotos para entenderlo mejor. 

  5. La idea es incorporar la harina y deshacer los grumos de patata. Una vez esté casi todo unido, amásalo un poco hasta formar una bola.

  6. Corta la masa en secciones y ve estirándolas en forma de cilindro para cortar los gnocchi. Lo mejor es que uses un poco de harina (de a poco) para enharinar la superficie y utensilios y que no se pegue todo.

  7. Hacerles las rayas con el tenedor es opcional, puedes dejarlos lisos.
    Cuando estén todos listos (o mientras los preparas) pon una olla bien grande llena de agua a hervir. Tápala para que tarde menos y no derroches energía.

  8. Cuando el agua esté hirviendo, cocina los gnocchi por tandas. Si añades demasiados, se pueden pegar. Sabrás que están listos cuando floten todos (2-3 minutos).

  9. ¡Listos! Sírvelos como quieras: aceite y sal, pesto, salsa de tomate... ¡Y a disfrutar!

4 thoughts on “Gnocchi

  1. ¿cuanto tiempo puedes dejar la “masa” de patatas antes de que se estropee y cómo la puedo conservar mejor?

  2. Puedes conservarla en el frigorífico unos días (2 o 3 como mucho) bien envuelta en plástico film o una bolsa para comida (estas con abrefacil que sirven para congelar). 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.