Sriracha casera (salsa picante)

Picante, ligeramente ácida y con un fuerte sabor a ajo, ¡esta sriracha no puede faltar en nuestra nevera a partir de ahora!
Y es que si ya nos encantaba la comprada, esta nos gusta aún más. Tal cual o mezclada con veganesa, es una salsa celestial.
Además, dependiendo de cómo de picante te gusta, puedes comprar unos chilis rojos más o menos picantes. Nosotros compramos unos medios (que pican, pero no son los más picantes) y la verdad es que me arrepiento de no haberlos conseguido aún más picantes.

Como sabía que no eran muy picantes, cogí también unas guindillas verdes. Pero no hace falta en absoluto, de hecho, es recomendable que uséis sólo chilis rojos para que sea más vibrante el color de la sriracha.

El “vinagre destilado” es el que se usa para hacer pepinillos. Ese transparente que huele muy muy fuerte. Seguro que lo podéis conseguir fácilmente en el súper, el que compré yo además venía en una botella gigante.

¡A por la receta!

INGREDIENTES

  • 180gr de chilis (rojos)
  • 1 cabeza de ajo (10 dientes aprox)
  • 180ml de agua
  • 150ml de vinagre destilado
  • 2 cdas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1/4 de cdita de maizena (opcional)

INSTRUCCIONES

Prepara los chilis lavándolos y cortando el tallo.

Córtalos en rodajitas.

Pela y corta los dientes de ajo también.

Mete todos los ingredientes menos la maizena en una olla pequeña y ponlo a hervir. El olor a vinagre va a ser intenso, aviso.

Déjalo hervir hasta que el ajo y chilis estén blanditos. No súuuper blanditos, pero lo suficiente.

Si te estás quedando sin agua, no tengas miedo de añadir un pelín más. Seguramente con 10-15 minutos debería bastar. Una vez blandito, apaga el fuego y déjalo enfríar un poco antes de batirlo todo a máxima potencia hasta que sea un puré.

Cuela el puré y devuélvelo a la olla. Mezcla la maizena con un chorrito pequeño de agua y añádela a la sriracha. Vuelve a encender el fuego y, sin dejar de mezclar, cocínala hasta que se reduzca a la consistencia deseada.

Una vez lista, métela en el contenedor que desees usar, y déjala enfríar en la nevera.

¡Y ya está! Ya tienes tu propia sriracha casera, que te debería haber llevado una media hora hacer (como máximo) y está más buena y es más sana que la comprada. Y lo mejor de todo: puedes comprar los chilis a granel y ahorrar toneladas (sí, toneladas, porque comemos mucha sriracha) de botellas de plástico. ¡Yuju!

Dura un montón en la nevera, pero consúmela preferiblemente en las primeras dos semanas. Después ya no nos hacemos responsables, pero si te huele y sabe bien seguro que está perfectamente.

Espero que os haya gustado la receta, a nosotros desde luego nos ha hecho muy felices.

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Sriracha casera (salsa picante)
Preparación
10 min
Cocción
15 min
Total
25 min
 

 Picante, ligeramente ácida y con un fuerte sabor a ajo, ¡esta sriracha no puede faltar en nuestra nevera a partir de ahora!

Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 180 gr de chilis rojos
  • 1 cabeza de ajo (10 dientes aprox)
  • 180 ml de agua
  • 150 ml de vinagre destilado
  • 2 cdas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1/4 cdita de maizena (opcional)
Instrucciones
  1. Lava y corta los chilis. Pela y corta los ajos. Mete todos los ingredientes (menos la maizena) en una olla a fuego alto, y déjalos hervir unos 10-15 minutos hasta que estén blanditos. 

  2. Apaga el fuego y déjalos templar hasta que puedas batirlos a máxima potencia. Añade un chorrito de agua si hace falta, después la vas a reducir igualmente.

  3. ¡Bate sin miedo! y después con un colador fino, cuela el puré y mételo de nuevo en la olla. 

  4. Agrega la maizena bien mezclada con un chorrito pequeño de agua, y pon la salsa a calentar a fuego medio. Sin dejar de mezclar, redúcela hasta que esté a tu gusto.

  5. ¡Lista! Déjala enfríar y métela en el contenedor que desees. 

  6. ¡A disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.