Pipas de calabaza saladas

Un snack salado, sabroso y sano. ¡Lo tiene todo! Estas pipas crujientes quedan genial en ensaladas, encima de pasta, arroces, y cualquier cosa que se te ocurra.
Es una receta tan tan fácil que casi parece absurda, pero jamás se me pudo ocurrir que fuesen a ser tan adictivas. Son lo más. Tan crujientes y saladitas, nos las comemos a puñados. Y todo ese zinc, ¡qué bien nos viene! Nos encantan especialmente en ensalada, así tal cual o sobre pasta. ¡Ñaaam!

Para las personas con alergia al gluten, se pueden hacer con tamari en lugar de salsa de soja normal. Y si tienes alergia a la soja, puedes usar aminos líquidos, que saben igual pero no son hechos con soja.
¡Allá vamos!

INGREDIENTES

  • 1 taza de semillas de calabaza crudas
  • 1-2 cdas de salsa de soja, tamari o aminos líquidos

INSTRUCCIONES

En una sartén a fuego medio-alto, tuesta las semillas removiendo a menudo para que se doren uniformemente.

Una vez doradas y crujientes, pasados unos 3-5 minutos más o menos, puedes bajar el fuego a medio-bajo y echar la salsa de soja.

Mezcla rápido antes de que se evapore toda la salsa de soja, para cubrir bien las semillas.

En cuanto se sequen las semillas, apaga el fuego y déjalas enfriar en la sartén.

¡Y listas para comer! Así recién hechas es como mejor están, más crujientes y aún templaditas.
Si las pruebas y no las dejas enfriar, lo más seguro es que no estén crujientes aún. Se van poniendo más crujientes a medida que se secan y enfrian en la sartén.

Nunca pensé que algo tan simple estaría tan rico. Esperamos que os gusten.

¡Hasta pronto!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Imprimir
Pipas de calabaza saladas

Un snack salado, sabroso y sano. ¡Lo tiene todo! Estas pipas crujientes quedan genial en ensaladas, encima de pasta, arroces, y cualquier cosa que se te ocurra.

Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 1 taza de pipas de calabaza crudas
  • 1-2 cdas de salsa de soja, tamari o aminoácidos líquidos
Instrucciones
  1. En una sartén, tuesta las pipas hasta que estén crujientes y doradas, pero no quemadas. Sacúdelas a menudo (casi constantemente, porque tardan poco) para que se doren uniformemente.

  2. Pasados unos 3-5 minutos, cuando ya estén doradas, baja el fuego a medio-bajo y echa la salsa de soja. Mezcla rápido para cubrir todas las semillas. Sigue dándoles vueltas hasta que estén secas otra vez.

  3. Apaga el fuego y déjalas reposar en la sartén hasta que estén frías. Sírvelas y ¡a disfrutar!

Notas

Conservar en un recipiente cerrado en un lugar fresco y a la sombra. Consumir preferiblemente en 2-3 días máximo. Recalentar en sartén si se desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *