Botes de calabacín

Una receta riquísima y otoñal, perfecta con arroz o patatas al horno. Aún siendo algo ligero, es bastante saciante gracias a la bechamel con frutos secos.

En Inglaterra llaman a estos calabacines gigantes “marrow” pero aunque lo hemos buscado, resulta que no tienen una traducción al castellano. Así que los llamamos calabacines, sin más, porque además podéis usar calabacines grandes normales en lugar de gigantes.

La receta me imagino que os daría para rellenar unos dos calabacines grandes normales.
El relleno no es nada especial, pero la bechamel le da un toque genial, y quedan muy ricos. Pero os animamos a rellenarlos con otras cosas como una increíble bolognesa vegetal, que ya los haría supremos.

¡Allá vamos con la receta!

INGREDIENTES

  • Un calabacín gigante o dos grandes

Para el relleno:

  • Aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 pimiento
  • El relleno del calabacín
  • 1 taza de tomate triturado
  • 1/2 cdita de pimentón
  • 1/2 cdita de azúcar (opcional)
  • Sal, pimienta y hierbas a tu gusto

Para la bechamel:

  • 2 cdas grandes de margarina
  • 2 cdas grandes de harina
  • 400ml de leche de soja sin endulzar aprox
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • 1/2 taza de frutos secos picados (nueces, anacardos, cacahuetes, piñones…)

INSTRUCCIONES

Comienza precalentando el horno a 200ºC. Corta el calabacín por la mitad y vacíalo con una cuchara. Pon todo el relleno aparte para picarlo después.

Tiene que quedar lo suficientemente grueso para no romperse. Échale un chorrito de aceite y un poco de pimienta ¡y al horno! En unos 40 minutos debería estar listo, pero mientras tienes tiempo de hacer el relleno y la bechamel con calma.

Pica la cebolla, zanahoria y pimiento bien pequeños.

Especialmente la zanahoria córtala pequeñita.

Rehoga todo menos el calabacín en un buen chorro de aceite en una olla pequeña caliente, hasta que estén blanditas y doraditas. Espera hasta entonces para añadir el calabacín, porque es mucho y tiene mucha agua.

Añade tus hierbas y especias favoritas junto al tomate y el calabacín, aparte de sal, pimienta, pimentón y el azúcar.

Llévalo a ebullición y baja el fuego a casi el mínimo. Tápalo y deja que se cocine lentamente mientras haces la bechamel.

Corta y tuesta los frutos secos y prepara la bechamel como te explicamos aquí.

Una vez lista añade los frutos secos picados y tostados además de la sal, pimienta y nuez moscada a tu gusto.

Pasados 40 minutos, comprueba si el calabacín está hecho (con que esté fácil de pinchar es suficiente) y sácalo del horno. Rellénalo con la salsa de tomate (pruébala antes para ver si le falta algo).

Por encima échale la bechamel. Puedes esparcir almendra molida, parmesano vegano, levadura nutricional o queso vegano por encima si te apetece. ¡Ñam! 

¡Al horno otros 20 minutos! Si le has echado queso vegano, puedes gratinarlo un poco antes de sacarlo del horno.

Sírvelo con patatas asadas, o fritas, o arroz, ensalada… Lo que más te guste. Está buenísimo y es una manera genial de aprovechar todo el calabacín gigante y aunque no lo parezca, llena un montón gracias a la bechamel de frutos secos.

¡A disfrutar! Esperamos que os guste la receta.

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Imprimir
Botes de calabacín
Preparación
20 min
Cocción
1 h
Total
1 h 20 min
 

Una receta riquísima y otoñal, perfecta con arroz o patatas al horno. 

Porciones: 4 porciones
Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 1 calabacín gigante
Relleno
  • Aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 pimiento
  • El relleno del calabacín
  • 1 taza de tomate triturado
  • 1/2 cdita de pimentón
  • 1/2 cdita de azúcar
  • Sal y pimienta
Bechamel con frutos secos
  • 2 cdas de margarina
  • 2 cdas de harina
  • 400 ml aprox de leche de soja
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • 1/2 taza de frutos secos varios picados
Instrucciones
  1. Enciende el horno a 200ºC. Vacía el calabacín dejando una capa de piel gruesa y resistente. Reserva la parte de dentro para hacer el relleno. Salpimienta con un chorrito de aceite la piel y métela en el horno unos 40 minutos.

  2. Mientras, calienta una olla con un buen chorro de aceite y rehoga hasta que estén blanditos y doraditos la cebolla, zanahoria y pimiento picados bien pequeños.

  3. Añade la parte de dentro del calabacín junto a la taza de tomate, el pimentón, azúcar, sal y pimienta y las hierbas secas o frescas que más te gusten. Mezcla y déjalo hervir, tápalo y deja que se haga a fuego bajo mientras haces la bechamel.

  4. Una vez está la salsa haciéndose a fuego lento, pica y tuesta los frutos secos y prepara la bechamel según nuestra receta de bechamel pero usando los ingredientes que hemos indicado más arriba en esta receta. Añádele los frutos secos, sal, pimienta y nuez moscada a tu gusto.

  5. Comprueba qué tal está la salsa de tomate y si le falta algo más. Si está muy líquida, abre la tapa y deja que se espese un poco.

  6. Una vez blando, saca el calabacín del horno y rellénalo con la salsa de verduras, que debería estar bastante espesa, y cúbrelo con la bechamel de frutos secos. Puedes ponerle almendras molidas, parmesano casero o queso vegano comprado por arriba. 

  7. Hornéalo otros 20-30 minutos y gratínalo si hace falta. Sácalo del horno y sírvelo con ensalada, patatas, arroz o lo que más te guste.

  8. ¡A disfrutar!


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *