Tarta de bechamel y espinaca

Una tarta fácil y rica, crujiente y cremosa, perfecta para comer sola o con un acompañamiento ligero.

Esta receta es facilísima si tienes práctica haciendo nuestra receta de bechamel. Sin embargo, hay un pequeño cambio en la bechamel (ponemos más harina y menos leche) y por tanto tenéis la explicación más abajo en una tarjeta pero los ingredientes os los pondremos aquí arriba para esta receta en concreto.

El relleno también lo podéis usar para hacer croquetas (que os quedarían mejor que las de Mercadona) o empanadas, ¿no es genial? Podéis añadirle otras cosas también: unos buenos piñones tostados quedarían de lujo.

Por cierto, también podéis usar caldo de verduras para hacer la bechamel. Agua no, porque no tendría sabor a nada, no me seáis, ¿eh? Pero con caldo queda riquísima y es aún más asequible que la leche de soja, aunque no tan nutritivo.

INGREDIENTES

  • 4 cdas colmadas de margarina o aceite
  • 4 cdas colmadas de harina blanca
  • 500ml aprox de leche de soja o caldo de verduras
  • 1/2 cdita de nuez moscada
  • 200gr aprox de espinacas frescas
  • 500gr de hojaldre vegano
  • Sal y pimienta

INSTRUCCIONES

Empieza por hacer la bechamel siguiendo el link a la receta o echando un ojo a la receta de abajo en forma de tarjeta. ¡Tiene que quedar muy densa! Además, vas a añadir la espinaca que va a soltar líquido cuando se cocine.

Una vez echa la bechamel, baja el fuego y añade la nuez moscada, sal y pimienta. Echa encima las espinacas, puedes echarlas de a poco o todas a la vez. Van a parecer un montón pero ya sabéis como son: en un momento no va a haber nada.

Ve mezclando de a poco para que no se caigan todas y vas a ir viendo como desaparecen mágicamente a medida que se mezclan con la salsa.

Blej, ¡qué mala pinta pero qué rica está!

Enciende el horno a 200ºC y empieza a amasar el hojaldre si no viene ya estirado.

Calcula que sea lo suficientemente grande para la base y la tapa, y que sobre por los lados para cerrarlo.

Me gusta enharinar un poco la base del molde pero nunca me hace falta engrasarla. Si tu molde es viejo o está rallado lo mejor es que lo engrases e incluso enharines antes de poner la masa.

El relleno va a estar bastante templado/frío ahora y puedes ponerlo y extenderlo sobre la base con total tranquilidad.

Recorta lo que sobre por los lados para que quede parejo. Con que te sobren unos dos centímetros de masa al rededor, está bien.

Pon la tapa y haz el “repulgue” como puedas, tampoco tiene que ser perfecto. Con que esté sellado sirve.

Recorta formitas si quieres con la masa que te sobre, y haz algunos agujeros en la tapa para que hinche demasiado. Pincela todo con aceite o margarina derretida y pega las formitas. ¡Yo hice estrellas! Ah, y me gusta poner un poco de sal por encima antes de meterlo al horno.

Saca una foto para que todo el mundo vea tu hermosa creación (y no te olvides de etiquetarnos).

¡Y al horno!

Dale calor de arriba y abajo si tienes la suerte de que tu horno sea eléctrico y no una birria de gas como el nuestro. Tardará unos 40-50 minutos aproximadamente. Aunque por arriba parezca dorado, tienes que dejarlo un buen rato hasta que se haga la base y no quede cruda.
Irás viendo que parece un soufflé hinchándose mucho a medida que la base se va cocinando. Siempre que no se esté quemando, puedes darle unos 5-10 minutos sólo con calor abajo para asegurarte de que quede bien.

Una vez fuera déjala reposar unos 10 minutos al menos porque el relleno va a estar demasiado líquido y caliente para servir. Dejando que repose será más fácil cortarla y comerla.

Sírvela con mucho amor y una ensalada, o así tal cual. Algún entrante o algo para picar también ayudan a hacer que sea una comida más completa y saciante.

¡A disfrutar!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Imprimir
Tarta de bechamel y espinaca
Preparación
20 min
 

Una tarta fácil y rica, crujiente y cremosa, perfecta para comer sola o con un acompañamiento ligero.

Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 4 cdas colmadas de margarina
  • 4 cdas colmadas de harina
  • 500 ml de leche de soja o caldo de verdura aprox
  • 200 gr de espinaca fresca
  • 1/2 cdita de nuez moscada
  • Sal y pimienta
  • 500 gr de hojaldre vegetal
Instrucciones
  1. Prepara la bechamel siguiendo la receta del blog o la tarjeta que puedes encontrar más abajo. Añade nuez moscada, sal y pimienta a tu gusto.

  2. Añade las espinacas lavadas y crudas y mezcla hasta que estén blandas e integradas en la bechamel.

  3. Enciende el horno a 200ºC.

  4. Extiende el hojaldre hasta que sea suficiente para la base y la tapa. Si lo extiendes demasiado va a quedar muy fino y vas a desperdiciar mucho.

  5. Engrasa y enharina tu molde si es necesario y acomoda la base al molde. Te recomiendo un molde de unos 20-25cm de diámetro y al menos 5cm de alto.

  6. Debería sobrarte al menos 2cm de masa al rededor del molde para cerrarla, asi que corta lo que sobre.

  7. Extiende el relleno ya templado de manera uniforme y cúbrelo con la tapa. Haz el "repulgue" para cerrarla, pero no tiene que ser perfecto.

  8. Haz unos agujeros para que no se infle demasiado en el horno y si quieres puedes ponerle algunas formitas por encima que hayas recortado de la masa que te sobra. 

  9. Pincela con aceite y añade un poco de sal por encima. 

  10. ¡Al horno! Con calor por arriba y abajo, y en el medio. Unos 40-50 minutos deberían valer, vigilando que no se queme. Quizá los últimos 10 minutos dale calor sólo por abajo para asegurarte de que no queda cruda la base, que es lo difícil.

  11. Sácala del horno y déjala reposar unos 10 minutos antes de servir para no quemarte y que sea más fácil de cortar.

  12. ¡A disfrutar!

Imprimir
Bechamel vegetal

Una receta básica hecha 100% vegetal pero tan cremosa y suave como siempre. Perfecta en pasta, canelones, lasagna, bechamel... 

Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 3 cdas soperas de margarina o aceite
  • 3 cdas soperas de harina blanca
  • 750 ml de leche de soja (no endulzada)
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada (opcional)
Instrucciones
  1. En una olla mediana derrite la margarina a fuego medio.

  2. Añade la harina y mezcla con una cuchara de madera hasta que esté incorporada.

  3. Sigue mezclando durante unos 3 minutos hasta que esté dorada la harina.

  4. Sin dejar de mezclar, empieza a añadir leche de soja de a chorritos. Una vez incoportada, añade más, sin dejar que se formen grumos grandes.

  5. Cuando termines la leche o llegues a la consistencia deseada, puedes apagar el fuego y añadir la sal, pimienta y nuez moscada a tu gusto.

  6. Si antes de servirla está demasiado densa, puedes añadir más leche o incluso agua y mezclar hasta que esté bien incorporada. 

  7. Úsala con pasta, verduras gratinadas, canelones, lasagna o lo que más te guste. ¡A disfrutar!


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *