Crêpes fáciles

Una receta clásica que se puede comer tanto dulce como salada, fría o caliente. Rellenos de fruta, chocolate, limón o champiñones y otras verduras salteadas. Es tan fácil de hacer que es necesaria. Cuesta pillarle el truco al principio pero la clave está en usar una buena sartén lo más plana posible y antiadherente. Y expandir la masa bien y rápido.

Seamos realistas: no quedan como los que te compras en una crêpería: no somos profesionales, y me imagino que ninguno de nosotres tiene una sartén especial para crêpes. Pero están ricos igualmente, ¡y se pueden hacer con todos tus rellenos favoritos!

La medida de leche me parece que se queda un pelín corta, pero puedes añadirle un poco más de leche a ojo (de cucharada en cucharada) hasta que esté lo suficientemente líquida la masa.
Creo que es importante que sea de soja porque ayuda a la elasticidad, no sé muy bien por qué. Otras leches pueden hacer que se desarme. Lo mismo con la harina de trigo: por desgracia en esta receta es crucial y no hemos probado a hacerla sin gluten.

¡A por todas!

INGREDIENTES

  • 200gr de harina blanca
  • 40gr de azúcar blanca
  • 400ml de leche de soja (un poco más si hace falta)
  • 1 cdita de bicarbonato de sodio
  • 1 cdita de vainilla

INSTRUCCIONES para 4-8 crêpes

Tamiza la harina y el bicarbonato en un bowl grande y añade el azúcar.

Mezcla bien, y echa la leche de soja y vainilla, y mezcla con una varilla hasta que quede una masa homogénea.

Cubre la masa y déjala reposar unos 15-30 minutos.

Calienta y engrasa una sartén plana y antiadherente a fuego medio. Dependiendo del tamaño de la sartén vas a necesitar más o menos masa, y te saldrán más o menos grandes.

Nosotros usamos 1/3 de taza cada vez, pero si los quieres más grandes puedes usar incluso 1/2 taza (aunque no te saldrán 8 crêpes). Extiende la mezcla en la sartén hasta que quede una capa fina, pero no transparente.

Deja que se haga a fuego medio-bajo hasta que los bordes estén secos y esté opaco por encima. Entonces, con mucho cuidado, despega el crêpe y dale la vuelta. Debería estar un poco más dorado que en la foto, pero no demasiado porque se seca. Deja que se haga unos segundos más por ese lado, y puedes servirlo.

Con fresas, frambuesas, arándanos, chocolate, biscoff… Y mi favorito: con limón y azúcar.

¡A disfrutar!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Crêpes fáciles
Preparación
20 min
Cocción
10 min
Total
30 min
 

Una receta clásica que se puede comer tanto dulce como salada, fría o caliente. Rellenos de fruta, chocolate, limón o champiñones y otras verduras salteadas.

Porciones: 8 crêpes
Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 200 gr de harina blanca
  • 40 gr de azúcar blanco
  • 400 ml de leche de soja (y un poco más si hace falta)
  • 1 cdita de bicarbonato
  • 1 cdita de vainilla
Instrucciones
  1. Tamiza la harina y el bicarbonato en un bowl. Añade el azúcar y mezcla bien. Echa la leche y la vainilla y bate con una varilla hasta que sea una mezcla homogénea.

  2. Cubre el bowl y déjalo reposar unos 15-30 minutos.

  3. Calienta a fuego medio una sartén plana y antiadherente ligeramente engrasada.

  4. Asegúrate de que la masa es lo suficientemente líquida para extenderse con facilidad, yo tuve que añadir un poco más de leche poquito a poco.

  5. Añade entre 1/3 y 1/2 taza de mezcla según lo grande que sea la sartén. En cuanto eches la masa, extiéndela rápidamente.

  6. Deja que se haga ese lado hasta que los bordes estén secos, la superficie esté opaca y esté ligeramente dorado por abajo. Dale la vuelta con cuidado.

  7. Deja que se haga unos 30 segundos más por el otro lado y sírvelo.

  8. Repite el proceso hasta quedarte sin mezcla y rellénalos con lo que más te guste.

  9. ¡A disfrutar!


 

2 thoughts on “Crêpes fáciles

  1. Es posible que la soja funcione mejor porque tiene lecitina (como el huevo) que es un emulgente que une la grasa con el agua. Por eso la veganesa sale con leche de soja fácilmente y no cuaja con otras leches. 😉

    1. ¡Maravilloso! ❤ me encanta la ciencia detrás de la comida. Hasta ahora estaba convencida de que era por la proteína, igual que el huevo y el aquafaba. Pero seguramente sea más por eso. Recuerdo que cuando trabajaba en la pastelería (vegana) y nos hacían pedidos de tarta sin soja muy a menudo se nos rompían los bizcochos porque eran menos flexibles. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *