Churros

El Sol ha decidido darnos un descanso y llevamos un par de días más frescos y nublados (¡incluso un poco de lluvia!). Y menos mal, porque la media hora andando hasta el trabajo con sol directo en la cara me iba a matar.

Hoy, por suerte, traemos una receta que no falla nunca. Perfecta para todas las estaciones del año, aunque especialmente si puedes tomarlos con un chocolate caliente. Con 4 ingredientes básicos, algunos utensilios y un poco de maña, no se tarda nada en hacer estos crujientes regalos del cielo.

Unos trucos:

  1. No los hagas muy gruesos porque se quedan crudos por dentro fácilmente. Vas a necesitar una manga pastelera resistente y una boquilla que los haga de 1cm y 1/2 de diámetro como máximo.
  2. La temperatura del aceite no puede ser muy alta por esa misma razón, ya que pueden parecer hechos y bien dorados por fuera pero estar crudos por dentro. Esto se perfecciona con la práctica.
  3. No esperéis mucho para pasarlos por azúcar después de sacarlos del aceite. Hacedlo en cuanto estén lo suficientemente templados para manejarlos (y no estén muy aceitosos) para que el azúcar se pegue bien.

Nada más que añadir, ¡allá vamos!

INGREDIENTES

  • 440ml de agua
  • 300gr de harina blanca
  • Azúcar blanco
  • Aceite de girasol

INSTRUCCIONES

1- Tamiza la harina en un bowl para evitar que queden grumos.

2- Calienta el agua en una olla o una tetera y en cuanto hierva, rápidamente añádela a la harina mientras remueves con una espátula o cuchara grande y resistente.

3- Cuando la masa esté lo más homogénea posible, déjala enfríar para poder manejarla con más facilidad.

4- Para rellenar la manga fíjate si puedes tocar la masa. Si está demasiado caliente para tocarla y mantener el dedo ahí, mejor espera un poco más. Puedes mezclarla un poco para ayudar a que se enfríe. Si está lista, simplemente prepara la manga con la boquilla que hayas elegido y pon a calentar el aceite en una olla profunda o freidora, a fuego medio.

5- En papel de horno o cualquier otra superficie limpia y antiadherente, empieza a formar los churros como más te guste. Nosotros elegimos esta forma porque nos parece más estética y divertida. La masa es dura, así que ve despacio y con paciencia mientras el aceite se calienta.

6- Para comprobar si el aceite está caliente, puedes tirar una bolita de masa y ver si burbujea inmediatamente. Recuerda preparar un plato o bandeja grande con papel de cocina antes de empezar, y un bowl o plato con el azúcar para cubrirlos.

7- ¡A freír! Empieza de uno en uno o dos en dos, nada que no puedas controlar. Dales la vuelta cuando ya estén dorados por un lado y asegúrate de que se cocinen por dentro. Puedes comprobar el primero cuando lo saques, así ya no arruinas el resto.

8- Déjalos escurrirse bien el una rejilla o el papel de cocina que preparaste previamente y dales una vuelta en azúcar mientras están aún templados.

Sólo queda sacarles un montón de fotos para compartir con nosotros (y darnos envidia) y zampar sin parar.

¡Hasta pronto!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

¡Ñam!

Churros
Preparación
15 min
Cocción
15 min
Total
30 min
 

Una receta tradicional fácil pero con truco. ¡Con paciencia y un poco de práctica te pueden quedar increíbles!

Porciones: 4 personas
Autor: Cocinina Vegana
Ingredientes
  • 440 ml de agua
  • 300 gr de harina blanca
  • Azúcar blanco
  • Aceite de girasol
Instrucciones
  1. Tamiza la harina en un bowl grande.

  2. Calienta el agua hasta que hierva y rápidamente añádela a la harina mientras mezclas con una cuchara o espátula grande y resistente.

  3. Una vez la masa esté lo más homogénea posible, déjala enfriar para poder manejarla.

  4. Prepara una manga pastelera con la boquilla que hayas elegido. Rellénala con la masa en cuando puedas tocarla y manejarla sin quemarte.

  5. En papel de horno ve armando cada churro de la forma que más te guste mientras calientas el aceite a fuego medio.

  6. Una vez caliente, empieza a freír los churros. No pongas demasiados a la vez, sólo dos o tres para que no se enfríe demasiado el aceite y así tengas espacio para controlarlos y darles la vuelta.

  7. Sácalos y ponlos en una rejilla o papel de cocina y cúbrelos con azúcar en cuanto puedas manejarlos.

  8. Y ya están listos tus churros para comerlos con chocolate, café, té o lo que más te apetezca. ¡A disfrutar!

One thought on “Churros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.