Sopa de tomates asados

Ya casi estamos fuera de la temporada oficial de sopa, aunque para nosotros cualquier día puede ser un día de sopa si hace fresco y apetece algo ligero y calentito.
Hoy os traemos esta sopa de tomates asados que además de ser elegante, nutritiva y con ingredientes normales y asequibles, es súper fácil de hacer. Bueno, ¡como casi todo lo que subimos al blog!

A veces nos apetece convertir platos simples y sanos en algo más especial, mimarnos un poco, y en esta ocasión vimos en una tiendita local ajo ahumado así que decidimos usar toda la cabeza para hacer la sopa, y quedó exquisito. Da un sabor súper intenso, y además era tan grande que usamos un diente para infusionar nuestro aceite de oliva. Desde que probamos el ajo así no dejamos de comprarlo…

Comimos la sopa con unos picatostes de garbanzos y tostadas de pan de romero. Estaba todo increíble, ¡y no podemos esperar a que la probéis!

INGREDIENTES

  • 10 tomates medianos aprox
  • 1 cebolla grande
  • 3 cdas de pasta de tomate concentrado
  • 2 tazas de caldo de verdura
  • 1/2 cdita de orégano
  • 1 cdita de azúcar moreno
  • 2 cditas de maizena
  • 1 cabeza de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

INSTRUCCIONES

Empieza por calentar el horno a unos 220ºC. Lava y corta por la mitad todos los tomates y ponlos en la bandeja de horno que vayas a usar. Puedes cortar la cebolla también en cuartos o como en la foto, y ponerla con los tomates
Para asar el ajo, corta la parte de arriba de la cabeza y echa aceite de oliva por dentro. Envuelve toda la cabeza con papel de aluminio y ponla en la bandeja de horno con el resto de ingredientes.

Puedes usar un poco de aceite en la cebolla y los tomates, y una pizca de sal. Una vez caliente el horno, mete la bandeja y déjalos asarse unos 45 minutos o hasta que esté todo bien asado, sin quemarse (¡algunas puntas tostadas están bien!)

Justo al sacar los tomates, prepara en una olla el caldo de verduras. Mézclalo con el resto de ingredientes: pasta de tomate, orégano, azúcar. Y ponlo a calentar.
Deja la maizena disuelta en un chorrito de agua a un lado, para añadirla después.

Saca todos los dientes de ajo de la cabeza y, junto a la cebolla y los tomates, échalos en la olla con el caldo de verdura.

Llévalo a ebullición, añade la maizena y déjalo hervir suavemente a fuego medio, destapado, durante unos 10 minutos. Apaga el fuego y bate todo con una batidora de mano, hasta que la sopa quede homogénea.
Si aún no está en la densidad deseada, puedes ponerla a calentar otra vez a fuego medio-bajo hasta que se vaya espesando, o incluso añadir más maizena.
Añade el aceite, sal y pimienta a tu gusto ¡y ya está lista para servir!

Con unos picatostes caseros o un pan artesanal, o incluso sin nada más, esta sopa va a triunfar seguro.

Esperamos que os guste la receta. ¡Hasta pronto!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.