“Chili” de judías

Hoy subo esta receta con un poco de miedo. Estoy segura de que mucha gente que sepa hacer chili de verdad podría tomarse esta receta como una ofensa, un engendro. Pero la verdad es que somos así, un desastre, y a lo mejor nuestras recetas son pichí pichá, pero la realidad innegable es que están buenísimas.

Por otro lado, también la subo con alegría porque muchas personas nos la estábais pidiendo con ilusión.

Como siempre, aclaro algunas dudas que podáis tener:

  1. Las verduras son todas opcionales, podéis usar las que más os gusten siempre y cuando creáis que puedan quedar bien con el plato.
  2. El chili puede ser cualquier tipo de pimiento picante que os guste, nosotros usamos una mezcla de chilis frescos y secos. Todo depende de lo que tengáis a mano y vuestro gusto.
  3. Las legumbres también pueden ser las que queráis. Nosotros usamos garbanzos, judías rojas y negras porque es lo que mejor queda a nuestro gusto.
  4. Hay muchos trucos para hacer las judías más digestibles, como usar comino para ayudar a la digestión o remojarlas correctamente antes de cocerlas. El truco que usamos nosotros es remojarlas bien y cocerlas con un trocito de alga kombu.
  5. Para darle más textura al chili decidimos poner unos champiñones cortados muy pequeños, pero podéis usar seitán o soja texturizada en su lugar.

¡Listo! Allá vamos con la receta.

 

INGREDIENTES para 4-6 raciones

  • 3 cdas de aceite de oliva o girasol
  • 2 tazas de legumbres cocidas
  • 2 latas de tomate en trozos o triturado
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 pimiento o verde rojo grande
  • 1-2 zanahorias
  • 1 calabacín (zapallito)
  • 1/2 taza de maíz dulce en lata o congelado
  • 4 champiñones grandes
  • 3 cdas de salsa de soja
  • Sal
  • Pimienta
  • Chili seco o fresco
  • Cilantro fresco
  • 3-4 cditas de comino en polvo
  • 2 cditas de pimentón
  • Un caldito de verduras
  • 2 onzas de chocolate (opcional)

INSTRUCCIONES

El proceso es tan fácil como siempre. No te voy a enseñar a cocer las legumbres porque seguramente ya sepas o las compres cocidas para ahorrar tiempo, así que saltemos a lo importante.

Calienta el aceite en una olla grande y sofríe la cebolla picada hasta que esté transparente, a fuego medio-bajo. Añade el ajo picado y el resto de verduras (pimiento, zanahoria, calabacín, maíz, chilis) picadas al tamaño que más te guste y sofríelo todo bien.

Cuando las verduras empiecen a ablandarse y dorarse, añade los champis con el comino, pimentón y la salsa de soja y sigue removiendo a menudo a fuego medio durante un par de minutos.
Añade el tomate en lata, el caldito de verduras y las judías: a mí me gusta usar el agua de cocción de las judías negras porque dan un color mucho más oscuro al chili, pero podéis usar agua caliente en su lugar. Mientras todas las verduras y judías estén cubiertas de líquido, ¡todo bien!

Ahora sólo queda cocer a fuego medio-bajo hasta que estén todas las verduras bien hechas. Si se queda sin agua, añade un poco más. Al final, tiene que estar bastante denso, y ahí puedes añadir las onzas de chocolate (opcionales). Os prometo que no le dan sabor a chocolate sino mucha profundidad de sabor.

Puedes salpimentar a tu gusto y añadir más picante u otras especias, y no te olvides de añadir el cilantro picado antes de servir.

Nosotros lo comemos con arroz y lo servimos con una rodajita de limón (o lima) porque el zumo de limón da el toque final perfecto.

¡Y listo! Ahora sólo queda sacarle muchas fotos para compartirlas en nuestras RRSS y, obviamente, disfrutar de este platazo.

Muchas gracias por leernos y hasta pronto.

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *