Ravioli de calabaza

Hoy os traemos una de las recetas más esperadas. Aunque en realidad, ya la habíamos publicado en nuestro antiguo blog (en Blogspot). Es una receta muy fácil pero que lleva su tiempo, aunque os prometemos que cuando os los estéis comiendo sabréis que ha valido la pena.

Como siempre, los ingredientes son normales y asequibles, ¡para que todes podamos disfrutar de esta maravilla de ravioli frescos!

He de aclarar ciertos puntos que os pueden surgir como dudas:

  1. Las hierbas y especias que usamos para la pasta son las siguientes, pero podéis cambiarlas a vuestro gusto. Os recomendamos hierbas y especias suaves y en poca cantidad.
  2. Podéis sustituir el puré de calabaza por puré de boniato o zanahoria. El sabor varía, pero siempre y cuando sea puré sin ningún líquido añadido, debería salir bien.
  3. No hace falta tener un cortador de ravioli. Nosotros usamos el de estrella y podéis conseguir este tipo de cortadores en internet, pero también sirve el clásico cortador de rueda o incluso cortarlos con cuchillo o un cortador de galletas y sellarlos con un tenedor.
  4. Os recomiendo que para 4 personas hagáis el doble, pero si los vais a comer acompañados o con otros entrantes, postre, etc, deberían salir suficientes para 4 personas.

INGREDIENTES para 2-4 raciones

Pasta

  • 3 tazas de harina blanca
  • 1 taza y 3/4 de puré de calabaza
  • 1/2 cdita de cúrcuma para dar color (opcional)
  • 1 pizca de sal

Relleno

  • 300gr de champiñones
  • 1/2 taza de nueces picadas
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 1/2 cdita de salvia seca
  • 1/2 cdita de pimienta
  • 1/4 cdita de perejil seco
  • 1/2 cdita de caldo de verduras en pastilla o polvo (opcional)
  • 1/2 cdita de cebolla en polvo
  • 2 dientes de ajo medianos
  • 1/4 de taza de puré de calabaza (opcional pero recomendable)

INSTRUCCIONES

El puré de calabaza lo puedes hacer casero, cociendo la calabaza al vapor, ya que de esa manera absorbe menos agua y no altera tanto la consistencia de la masa.

Para el relleno simplemente pica los champiñones muy pequeños (lo más pequeño que puedas) y sofríelos en una sartén al máximo con el aceite de oliva. Cuando empiecen a soltar agua, puedes añadir el caldo de verduras así se disuelve. También puedes añadir las hierbas y cebolla en polvo.
Mientras el agua se va evaporando puedes picar el ajo también muy pequeño y añadirlo a la mezcla.
Esto es opcional, pero puedes tostar ligeramente las nueces aparte, o simplemente añadirlas a los champiñones cuando quede muy poca agua y mezclarlo todo bien unos minutos a fuego medio.
Apaga el fuego.
Sólo te falta integrar el puré de calabaza con el resto de la mezcla, ¡y tu relleno ya está listo!

Hacer la masa es aún más simple.
Pon la harina, sal y cúrcuma en un bowl grande y mezcla bien. Echa el puré en el bowl y comienza a amasar. Cuando toda la harina esté incorporada, pasa la masa a una superficie desinfectada y enharinada. Amásala hasta que quede suave pero firme, nada pegajosa, añadiendo harina de a poco si hace falta.

Cuando esté lista, córtala en 2 partes o más (para facilitar el proceso). Cubre con un trapo las partes que no vayas a usar inmediatamente y déjalas a un lado.

Ahora prepárate para empezar a armar los ravioli: necesitas una superficie limpia enharinada, un bowl con agua, unas cucharillas y un bowl con el relleno.

Estira bien la masa con un rodillo, que quede uniforme. Fina, pero sin romperse.
Divide la masa en dos, ya que tienes que usar una mitad para cubrir los ravioli, aunque si tienes suficiente espacio puedes simplemente estirar dos bolas de masa del mismo tamaño y usar una para cubrir la otra.

Como nosotros usamos el cortador de estrella, nos hicimos una guía muy suavemente en la masa para saber dónde poner el relleno.

Puedes comenzar a colocar media cucharadita de relleno (aprox) por cada raviol. Cuando todos tengan el relleno en su sitio, con un pincel o tu dedo moja  ligeramente al rededor del relleno.

Cúbrelos con la otra mitad de la masa y presiona firmemente al rededor de cada relleno, sin dejar nada de aire.

Ahora simplemente corta cada raviol y transfiérelos a una superficie enharinada o antiadherente antes de cocerlos. Repite hasta que te quedes sin pasta o sin relleno, obviamente reutilizando los trozos de masa que te van sobrando de cada tanda.

Después de la lenta y laboriosa preparación de cada raviol, ¡tadáaa! Tendrás un montón de deliciosos y maravillosos ravioli que sólo tienes que hervir en una olla con mucha agua durante, aproximadamente, 10 minutos.

Os recomendamos comerlos con una salsa ligera de nata vegetal o aceite de oliva, con un poco de sal y pimienta y/o parmesano vegano (que pronto os enseñaremos a hacer muy fácilmente).

Y listo, ya puedes mandarnos un montón de fotos de lo bellos y deliciosos que te han quedado tus ravioli, así los compartimos con todes nuestres seguidores, para que vean lo fácil y rico que es comer sin productos animales.

¡Hasta pronto!

Fotos hechas por Jose Guerra Hermo

2 thoughts on “Ravioli de calabaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.