Veganos en Tokio

En junio de 2016, Cocinina se aventuró a ir a Japón por primera vez. Lo que más nos asustaba no era el saber poco japonés, ni el perdernos entre tantas luces y edificios en Tokio, sino el no saber qué comer.
Hasta donde sabíamos nosotros, ser vegano (o incluso vegetariano) es todo un reto en Tokio pero, con unos pocos trucos, no debería haber ninguna complicación. Sobre todo si tienes la suerte de saber leer en japonés…

jp_18

Antes que nada, quiero pedir perdón por las fotos cutres y dar gracias a Jose Guerra por dejarme usar para el blog algunas de las maravillosas fotos que sacó durante el viaje.

Al igual que en el post que escribí en blogspot, voy a dividir este en varios puntos que me parecen importantes, para organizar la información mejor.

1. VUELOS

La ida (Londres – Tokio) la hicimos con Air France y la vuelta (Tokio – Londres), con KLM. Ambos vuelos con escala en Ámsterdam. Ambas compañías te dan la opción de especificar tu dieta online, y eso te asegura que al menos una comida principal va a ser vegetariana estricta. No te dejes engañar: todos los aperitivos e incluso probablemente el pan no serán veganos, y seguramente te los den de todos modos, ya que el personal no está al tanto de este tipo de cosas y no tienen la obligación de ofrecerte nada acorde a tu dieta. Por lo tanto, asegúrate de llevar barritas u otros snacks para no pasar hambre durante el vuelo, que es eterno. Tampoco esperes que el personal pueda proporcionarte información de alérgenos sobre los productos abordo, ya que o no tendrán la información o no tendrán la intención de ayudar.

2. HOTEL

En un principio habíamos reservado un hotel por unas £500 las 5 noches, que eran para entonces unos 600€. En ese momento nos pareció que no íbamos a conseguir nada más barato y cómodo, ya que la localización parecía buena.
Poco después de reservar hotel y vuelo, tuvimos algunos problemas económicos así que decidí cancelar la reserva y buscar algo más barato. Para nuestra sorpresa, encontramos un AirBnB que por menos de £300 tendríamos una localización genial, un estudio con DOS camas dobles, tele, aire acondicionado, baño, ducha, balcón (con vistas a la Tokyo Tower), cocina, nevera, utensilios, toallas… y lo mejor de todo: wifi portátil. Para entonces no estábamos muy concienciados con lo dañino que es AirBnb en las ciudades. ¡Os animamos a buscar pequeños hostales más baratos!

El wifi portátil fue la salvación, no sabemos qué habríamos hecho sin él. Podíamos tener wifi en cualquier lugar, lo cual nos ayudó a ubicarnos en maps, encontrar sitios para comer y visitar, compartir nuestra experiencia a tiempo real, etc.

3. RESTAURANTES

Quiero y debo hacer mención especial al Cafe 6BT, con lágrimas en los ojos, ya que lo han cerrado. No consigo encontrar información sobre si se ha trasladado o cerrado oficialmente, pero estará siempre en mi memoria, y nuestra amiga Mari, la cocinera, también. Le deseamos todo lo mejor, fue un cielo con nosotros y aún mantenemos el contacto gracias a Facebook.

dsc_2942
Cafe the 6BT: ramen de miso y arroz integral a un lado

Fuimos a 6BT tres veces, y cada una de ellas fue muy especial. El servicio fue muy amable, la comida deliciosa y la presentación, hermosa. Todo muy limpio, y el menú en japonés e inglés. Las camareras no hablaban inglés pero eran muy educadas y hacían un gran esfuerzo para escuchar y entender. El precio era muy asequible, ya que por £10 comías hasta reventar. Toda la comida era de mucha calidad, sana, 100% vegana, y los postres sin azúcares refinados.

dsc_3145

Además, justo al lado había un Natural Lawson 24hs, que vende sandwiches helados veganos. Así que el plan por la noche era cenar un delicioso ramen, comprar un sandwich helado y pasear por las calles de Tokio hasta llegar a casa. No puedo creer que no vaya a volver a hacerlo jamás, porque es uno de mis recuerdos más preciados.

Otro restaurante que cabe destacar es T’s TanTan en la estación de Tokio. Nos costó la vida llegar, ya que está DENTRO de la estación. Y quiero decir dentro dentro. Vaya, que tienes que pagar un billete para pasar los torniquetes y conseguir llegar. Sí, tan raro como suena, pero vale la pena.
La comida era deliciosa, probamos el ramen, curry con arroz, y algunas tonterías más que no consigo recordar. El ramen tiene un caldo mucho más pesado y graso que el de 6BT y los precios más o menos rondan las £8-10 por persona, por un menú sin postre pero grande. Otra vez, el servicio era bueno y la higiene igual.

dsc_3134
T’s TanTan, Tokio Station: ramen de algas y curry con arroz

En general, diría que hay varios sitios de comida vegetariana y vegana para todos los gustos. Nosotros decidimos ir a restaurantes que hicieran comida japonesa, ya que para comerme una hamburguesa me la como en casa. O en mi trabajo. O en los cientos de sitios que venden hamburguesas en Brighton.

Desde luego, no esperaría que cualquier restaurante tenga carta vegana o sepa siquiera lo que significa “vegano”. Varias personas, aunque con intención de ayudar, nos indicaron que algunos productos del supermercado “no tenían pescado” cuando sí, o sea que no tienen muy claro lo que comen. Vamos, al menos no más claro que cualquier otra persona en España.

dsc_3048
Doughnut Plant: mixed berry donut. Cerca de Golden Gai y el Museo Samurai

Os recomendamos 100% tener la app de Vegan Passport (2.25€ en Google Play) que vale la pena. También la app de Happy Cow para encontrar sitios para comer, y la app de Google Translate, que si sacas una foto al texto te lo traduce, lo cual es muy útil por motivos obvios. Y esas son las tres claves que nos salvaron la vida.

dsc_3102
Senso-Ji: dango de anko, caramelo de salsa de soja y kinako

4. SUPERMERCADOS

Naturalmente, si sabes buscar, en casi todos los supermercados hay productos veganos que te salvan de morir de hambre en las calles de Tokio. Desde mochis y onigiris hasta batidos de leche de soja o sandwiches helados. Nuestra cadena de supermercados favorita los días que estuvimos allí fueron los Natural Lawson. Como ya mencioné antes, encontramos uno 24hs que vendía helados veganos y batidos de soja.

dsc_2956
Batidos de leche de soja: de fresa, natural, té y chocolate
dsc_3094
Natural Lawson: sandwich helado de chocolate con leche de coco y vainilla con leche de anacardo

En el supermercado era cuando más a mano nos venía la app del traductor de Google, porque sacábamos fotos a todos los ingredientes para asegurarnos de que fuese vegano.

dsc_3087
Natural Lawson: bebidas, casi todas veganas (leche de coco, de almendra, de soja con sabores o natural, zumos, agua de coco…)
dsc_3088
Onigiris rellenos de alga

5. CULTURA

Culturalmente es más de lo mismo que en occidente, pero obviamente nos choca más ya que no estamos acostumbrados a la manera en la que ellos explotan a los animales.
Al igual que aquí, los animales están a su servicio y para su mero entretenimiento, incluídos gatos y perros. Existen para ser adorables o deliciosos, habiendo tiendas enteras de accesorios y ropa para mascotas o pequeñas tiendas de animales donde los exponen en jaulas diminutas de cristal, y viendo día a día cómo la gente lleva a sus perros y gatos en carritos o mochilas de bebé.

jp_65

6. CONCLUSIÓN

Para terminar, he de decir que fue una experiencia inolvidable y que aún comiendo fuera cada día, no gastamos más sino menos de lo esperado y no salimos mucho de nuestro camino para encontrar comida vegana. Fue tan fácil como en cualquier otra ciudad europea, y le recomiendo a cualquier persona a animarse a hacer este viaje porque vale la pena.
Estamos deseosos de volver a Japón y poder visitar otras ciudades y obviamente, compartir con vosotres nuestra experiencia.

¡Hasta pronto!

Las fotos bonitas hechas por Jose Guerra Hermo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.